Errores comunes al cuidar un tatuaje nuevo y cómo evitarlos

Errores comunes al cuidar un tatuaje nuevo

Errores comunes al cuidar un tatuaje nuevo y cómo evitarlos

Rate this post

Hacerse un tatuaje puede ser una experiencia emocionante, pero es importante ser consciente de cómo cuidas tu nueva tinta. El cuidado posterior puede marcar la diferencia entre un hermoso tatuaje que dura toda la vida y uno que se desvanece rápidamente o se distorsiona. Desde Arma Blanca Tattoo te enseñamos algunos errores comunes al cuidar un tatuaje nuevo y cómo evitarlos.

Errores comunes al cuidar tu tatuaje nuevo

Ya tengas experiencia o sea tu primer tatuaje es muy importante que cuides de ellos para mantenerlos siempre en buenas condiciones.

No limpiar correctamente

Uno de los pasos más importantes en el cuidado de un tatuaje es asegurarse de limpiarlo correctamente. Esto significa utilizar un jabón suave y agua tibia (no caliente). Cuando te duches, no dejes que el agua entre directamente en contacto con el tatuaje; en lugar de eso, utiliza las manos para dar suaves golpecitos y limpiar la zona. También puedes utilizar un jabón suave especial para pieles sensibles para limpiar la zona una o dos veces al día. Evita los productos químicos agresivos y los jabones perfumados, ya que irritan la piel. Tras la limpieza, seca el tatuaje con una toalla suave, dando palmaditas en lugar de frotar con fuerza.

No hidratar lo suficiente

Mantener la piel recién tatuada hidratada es fundamental para evitar que se seque, se agriete y se decolore. Sin embargo, no todas las cremas hidratantes son iguales: evita las que contengan vaselina o aceites minerales, ya que pueden obstruir los poros y arrancar la tinta de la piel, lo que provocaría su decoloración. En su lugar, opta por una loción sin perfume, sin alcohol ni ingredientes derivados del petróleo. Es importante tener en cuenta que el exceso de crema hidratante puede ser tan perjudicial como la falta de ella, así que aplícala con moderación hasta que encuentres la que mejor se adapta a ti

Sin protección solar

¿Has oído alguna vez «evita la luz del sol»? Eso es porque los rayos ultravioleta destiñen el color rápidamente; por lo tanto, protegerse de los rayos UV es esencial cuando se cuida un tatuaje nuevo, especialmente mientras aún está cicatrizando (las primeras semanas). Para protegerte de los daños del sol, recuerda aplicarte siempre un protector solar con un FPS de al menos 30 antes de exponerte al sol. También debes optar por llevar ropa de manga larga si es posible y evitar las camas solares durante este periodo.

El cuidado de un tatuaje nuevo puede parecer intimidante, pero si se toman pequeñas medidas se contribuirá en gran medida a conservar su vitalidad a lo largo del tiempo Con el cuidado y la atención adecuados, no hay razón por la que no puedas disfrutar de tu preciosa obra de arte durante muchos años. Si quieres pedir cita para hacerte un tatuaje contáctanos o visita nuestro estudio de Coslada.

Sin comentarios

Escribe un comentario